El bosque húmedo tropical es un lugar lleno de magia donde la vida aparece en su máxima expresión, este ecosistema cuenta con la mayor diversidad de insectos, plantas, aves y anfibios del mundo. Aunque abraza el 60% de las especies de flora y fauna solo representa el 7% de la superficie terrestre.

En estos bosques, las raíces se extienden por encima de la superficie para dar soporte a grandes árboles y ayudarlos a obtener nutrientes de manera más eficiente, dado que los suelos son pobres y el crecimiento de las plantas solo es posible gracias a una enorme red de hongos que conectan los árboles. Estos tienen una función vital en los ciclos biogeoquímicos del suelo, donde transforman la materia orgánica en nutrientes disponibles para las plantas.

Las plantas más pequeñas, como por ejemplo epífitas y trepadoras, aprovechan el gran tamaño de estos árboles para aferrarse a sus ramas y troncos, así estar un poco más cerca de la luz; en las proximidades del suelo habitan otras plantas que se han adaptado a recibir menos luz solar, entre ellos hongos, musgos y algunas plantas como heliconias y palmas que aprovechan la humedad del sitio para crecer.

Sus suelos despejados forman corredores para que la fauna transite libremente. Así, cada uno de los niveles del bosque es único y tiene su marca característica de especies particulares que le dan vida a este ecosistema colombiano. Es justamente esa estratificación la que crea una gran diversidad de ambientes que posibilitan la formidable diversidad de formas de vida que las selvas húmedas de los trópicos le regalan al mundo.

Proteger este ecosistema repleto de especies es una tarea fundamental

Conocer, entender, proteger y divulgar el funcionamiento de estos bosques nos encamina hacia un futuro lleno de esperanza para nosotros y las futuras generaciones.

Durante los últimos años Colombia ha experimentado una pérdida importante de cobertura boscosa, principalmente debido a la deforestación impulsada por la extracción de materias primas (32,5 %), agricultura migratoria (62,9 %), silvicultura (4,2 %), urbanización (0,2 %) e incendios forestales (0,2 %). Solo en el periodo 2009 - 2019 se perdieron aproximadamente 2.67 millones de hectáreas de bosque en el país.

TUS HÁBITOS CONSERVAN SU HÁBITAT

#ONEMETERMATTERS